Libro Prohibido

Cada mes la biblioteca recomendará un libro con un lenguaje subido de tono o bien una temática con bastante controversia para que los usuarios puedan disfrutarlo.

Para empezar septiembre se ha escogido el libro de “Fariña” de Nacho Carretero. Este ensayo sobre el narcotráfico en Galicia sufrió un secuestro desde el 12 de febrero hasta el 22 de junio debido a la demanda presentada por el exalcalde de O Grove. Se retiró de las librerías como medida cautelar por las “injurias y calumnias” que se relatan en el libro y que personajes como el exalcalde han llevado a juicio.

Sinopsis: A través de testimonios directos de capos, pilotos de planeadoras, arrepentidos, jueces, policías, periodistas y madres de toxicómanos, Nacho Carretero retrata con minuciosidad un paisaje criminal con frecuencia infravalorado. En el imaginario popular, ese costumbrismo kitsch de capos con zuecos y relojes de oro ha oscurecido el potencial destructivo de un fenómeno que arrasó el tejido social, económico y político de Galicia.

Fariña incluye, además, un repaso inédito por los clanes que siguen operando hoy en día. Porque en contra de la creencia mediática y popular —tal y como demuestra este libro—, el narcotráfico sigue vivo en Galicia.

No se debe olvidar lo que todavía no ha terminado.


Nuestra siguiente elección de libro prohibido es “Los versos satánicos” del  escritor inglés de origen indio Salman Rushdie. Dicha novela se publicó en 1988, y alteró la vida del autor hasta día de hoy. La obra está dividida en tres historias, contadas en tres estilos entretejidos en una novela. En la primera historia, dos indios se precipitaban de un avión en llamas, aunque sobrevivían. Y uno parecía convertirse en un ángel que flotaba sobre Londres mientras que al otro le salían cuernos y pezuñas. En la segunda historia una hermosa y pobre niña india, rodeada de mariposas, encabezaba un peregrinaje de campesinos musulmanes hacia el mar, donde se ahogaban. La tercera historia era la más controvertida, pues describía a un profeta que, supuestamente inspirado en la figura de Mahoma, fundaba una religión en el desierto. Esta historia sólo ocupaba 70 de las 550 páginas de libro, pero provocó reacciones furiosas entre los musulmanes.

La novela ha sido prohibida en Bangladesh, Egipto, India, Irán, Kenia, Kuwait, Liberia, Malasia, Papúa Nueva Guinea,Catar, Somalia, Arabia Saudita, Pakistán, Senegal, Sudan, Indonesia, Singapur , Sri Lanka, Tanzania , Tailandia y Sudáfrica. En varios de estos países, poseer la novela es causal de multa y prisión. En 2002, la prohibición en Sudáfrica se levantó. (https://es.quora.com/)

El ayatolá Ruholla Jomeini, el 14 de febrero de 1989, líder religioso y político de Irán, comunicó por la radio Teherán su fatua (“fatwa”) o edicto religioso, en la cual instaba a los musulmanes a ejecutar a Salman Rushdie, acusándolo del pecado de apostasía o abandono de la fe islámica, un crimen que se castigaba con la muerte. Jomeini no sólo hizo un llamamiento a la ejecución del escritor, sino que también abogaba por la ejecución de todos aquellos editores que publicaran el libro conociendo sus contenidos.

Diez días más tarde, el mismo Jomeini ofreció una recompensa de tres millones de dólares por la muerte de Rushdie, lo que llevó al escritor a pasar cerca de 11 años viviendo escondido bajo la protección de la policía británica. Rushdie lograría ocultarse de sus perseguidores, pero algunos de sus editores fueron los que pagaron las consecuencias: En 1991, Hitoshi Igarashi, traductor de la obra de Rushdie al japonés, fue asesinado en Tokio, mientras que el traductor italiano Ettore Capriolo sería golpeado y apuñalado en Milán. En 1993, en tanto, el editor noruego de Rushdie, William Nygaard, fue tiroteado frente a su casa en Oslo, resultando gravemente herido. (https://www.guioteca.com/)

En 2016 la suma de la recompensa emitida por la cabeza de Rushdie por parte de la fundación Khordad aumentó en U$600.000 , para un total aproximado de U$3,6 millones en total. (https://es.quora.com/)

Los versos satánicos no es sólo un libro sobre la religión, sino también sobre la globalización, la pérdida de identidad, el amor, la apropiación cultural y una fe dormida en estos tiempos en el que muchas de las antiguas colonias de Occidente (véase la India) aún continúan buscándose a si mismas. (https://www.actualidadliteratura.com/)